Translate

martes, 6 de septiembre de 2016

VICTORIA // Una chica española, una noche en Berlín.




Cuando pienso en Berlín, la capital de Alemania, (ciudad que nunca he tenido el placer de visitar), me imagino una ciudad con barrios envueltos en un tono grisáceo, pero con muchas luces en la noche. Imagino que recorriendo la ciudad, puede observarse mucho arte urbano graffitis,restos del muro de Berlín y todo tipo de monumentos históricos que rememoren el pasado de la ciudad. Seguro que fácilmente puedes acceder a montones de lugares relacionados con la tecnología o con la moda. Habrá variedad de tipos de personas, de cualquier lugar del mundo y probablemente, en la nocturnidad podrás encontrarte mucho ambiente de drogas y clubs con música electrónica. 

Igual parte de la culpa, por la que me imagino Berlín "gris y envuelta en drogas" (como la mayoría de las ciudades), la tienen películas como: "Christiane F." (Yo,Cristina F.), que se basa en un libro que cuenta la historia real de "Christiane Vera Felscherinow",una adicta a la heroína, que se inició en la droga justo después de asistir a un concierto de David Bowie en los años 70 y tanto el libro como la película nos sumerge en el caótico ambiente (basado en hechos reales), de la drogadicción y prostitución desde la "Estación del Zoo", durante esa época (ya os mencioné esta película por estar relacionada con David Bowie, en la entrada que podéis ver AQUÍ).


Pues casualmente, en uno de los distritos berlineses que vivió (incluso antes de engancharse a la heroína), "Christiane F.", fue Kreuzberg y es justo el distrito en el cual está ambientado esta película, que nada tiene que ver con ella (salvo Berlín).

"Victoria"(2015) está dirigida por el alemán Sebastian Schipper y en la pantalla podemos ver una película realizada a través de un plano secuencia. Es decir, vemos lo que le va sucediendo a Victoria, una chica española, (interpretada por la actríz española "Laia Costa") durante, exactamente el tiempo que dura la película (140 minutos), en una noche en Berlín.


Al encontrarse sola y al ser nueva en la ciudad, no conoce a nadie y tras darse unos bailoteos y tomarse un trago en un club, termina conociendo a un grupo de chicos (a los cuales no le permiten entrar al club), con los que terminará profundizando, (especialmente con uno de ellos), hasta verse involucrada en un atraco a un banco, junto a ellos... 

Todo se inicia de una manera callejera y divertida, mientras van conociéndose, pero uno de ellos tiene algunos conflictos y debe favores, por haber sido protegido durante su estancia en la cárcel. Las circunstancias hacen que tengan que pedirle ayuda a Victoria y el final de la historia es trágico y triste.



La vida de Victoria da un vuelco por completo, en nada de tiempo. Habría que mencionar el concepto conocido como "el efecto mariposa", para comprender el sentido de una película así. Y es que, tú en cualquier ciudad del mundo, puedes encontrarte con un sin fin de personas, posibilidades,experiencias y situaciones que podrían hacer que tu vida variara en cuestión de minutos.



Y básicamente, esa es la experiencia y el mensaje que podemos extraer de esta película, larga pero entretenida (para mi gusto) y bien peculiar (por lo del plano secuencia). La interpretación de Laia Costa es fascinante, especialmente en las escenas finales, a mi me dejó bien claro que es una buena actríz. Ella se muestra como una chica joven que intenta ser felíz y disfrutar, con un comportamiento super natural, a lo largo de todo el metraje. Logrando que puedas sentir e identificarte fácilmente con el personaje, por su brillante naturalidad (el gesto de ajustarse la coleta del pelo, en varias ocasiones, es algo muy representativo de esa fantástica normalidad y sencillez, que podemos encontrar en ella, todo el rato). Es como estar viendo durante una noche a una amiga o a ti misma. 


Los cuatro chicos a los que conoce Victoria, son unos alocados (algo conflictivos) y divertidos alemanes: 

-Sonne (Frederick Lau) es con quien Victoria se compenetra más. El más empático y comprensivo.




-Fuss (Max Mauff) es quien se sobrepasa con el alcohol y fastidia al resto. 

-Blinker (Burak Yigit) es quien sufre un ataque de pánico en el momento más oportuno y quien en el pasado, robó motos con pizzas para sus colegas.



-Boxer (Franz Rogowski) es "la persona/causa" que ocasiona que la historia tenga el final que tiene. Es decir, es quien estuvo en la cárcel y quien estaba en deuda con un mafioso.



Es una película que se muestra de una manera tan natural, que igual, por momentos a más de uno, podría provocarle algún "Déjà vu" (en el inicio, cuando todo va bien, en los momentos de buen rollo).


Os dejo por aquí el trailer.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.